Afganistán y Haití muestran los límites del capitalismo