Alimentación en el mundo: una serpiente que se muerde la cola