Costo hospitalario: emitir factura de cortesía, ¿será suficiente?