Cuba y el cambio: ¿nada está escrito sobre piedra?