COP26 envía una señal negativa al futuro de la economía mundial