Cobra fuerza la demanda de un nuevo sistema financiero internacional