La economía granmense se oxigena