La zona euro sufre un déficit comercial por primera vez desde 2014