China sigue siendo el principal destino de la inversión extranjera directa