La inflación en EE.UU. aumentó en enero hasta 7,5% llegando al nivel más alto registrado en 40 años