En las crisis no hay soluciones mágicas, todas implican sacrificios