De jugadores a ahorradores, un gran éxito de la Revolución