El día cero del día cero: ¡Ay, Pitágoras!