El Gigante asiático tiene cada vez más comercio con América Latina, y su interés es recíproco, porque es bidireccional el intercambio, a China le conviene el comercio con la región latinoamericana y viceversa.

Hay países de América Latina como Brasil, Chile y Perú y también Argentina, Venezuela y México, que se destacan actualmente en el comercio y relaciones con China, a la que ven como una fuente de esperanza y realidad práctica, pues se benefician de la tecnología y productos chinos que trae muchas ventajas a los países subdesarrollados.

Al mismo tiempo China se beneficia en estas relaciones con los recursos naturales de la región latinoamericana y con la demanda de los productos chinos.

Por ejemplo, los productos primarios que le interesan a China son la soya que produce Argentina, el cobre de Chile y Perú, el petróleo de Venezuela. Es una gran oportunidad de comercio para China que tiene dos formas de inversión fundamentales: la compra de materias primas y el establecimiento de empresas mixtas para la producción de materias primas.

Otra ventaja del país asiático al invertir en América es en la disminución de los costos de producción que se les han ido incrementando gradualmente con el temor de la insostenibilidad en el futuro, por lo que uno de sus planes es establecer fábricas en la región para reducir costos.

Uno de los productos chinos de alta demanda en latinoamérica son los automóviles chinos, que se han instalado con inversiones fuertes en algunos países. Las exportaciones de automóviles chinos se han ido incrementado de forma considerable, siendo los mayores mercados de exportación Brasil, Venezuela, Colombia, Argentina y Perú.  Los precios de estos automóviles tienen más ventaja competitiva que los autos de Estados Unidos, Europa y Japón.

Países de la región aprovechan bien el mercado chino para exportar productos como carne congelada, frutas, flores, alcohol entre otros, contribuyendo al valor de las exportaciones de AL.

China es el segundo mayor socio comercial de América Latina, sus exportaciones hacia la región se han ido incrementando año tras año, y las importaciones también. El gigante asiático ha comprado más en Latinoamérica de lo que vendió, contribuyendo a una recuperación económica de la región en los últimos años, a pesar de la situación mundial.

Se han intensificado esfuerzos para aumentar la calidad de los productos que se comercializan aplicándole un valor agregado a sus mercancías.

El comercio entre China y la región latinoamericana ha cambiado, antiguamente se le compraban a China productos más básicos, de menos tecnología, como los juguetes, que ahora han sido sustituidos principalmente por productos mayores y de alto valor tecnológicos como trenes, buses, tecnologías de telecomunicaciones, robots, entre otros.

Este intercambio amplio e intenso entre ambas regiones está siendo favorecido e impulsado por la “Iniciativa de la Franja y la Ruta”. La estrategia de China hacia América Latina tiene un objetivo más ambicioso pues sería ganar gobernanza económica mundial, de esta forma el gobierno chino trata de ajustarse más a las necesidades del Sur.

Continúa…

 

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 4 =