El Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, indicó, como parte de una reflexión que hizo durante la discusión de la agenda del V Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC-PCC), que «El año 2023 tiene que ser un año de mucho trabajo, que se caracterice porque no haya trabas que no se puedan superar; porque el trabajo intenso e inteligente aplaste la burocracia, las trabas, el inmovilismo, la espera, y, por supuesto, se dé una lucha resuelta contra la corrupción y las ilegalidades».

En 2023 —expresó — «hay mucho que trabajar, pero hay potencialidades y posibilidades para hacerlo; lo que hay que hacerlo de una manera inteligente, comprometida, ágil, buscando eficacia, efectividad y eficiencia en todo lo que se haga. Creo que este es el camino para orientarnos en qué tenemos que hacer y qué vamos a hacer en 2023».

En la última jornada del V Pleno del CC-PCC, se discutió de manera franca y abierta sobre el panorama económico del país en 2022 y las proyecciones para 2023; el debate fue conducido por el miembro del Buró Político y Secretario de Organización del Comité Central, Dr. Roberto Morales Ojeda.

Realizado este viernes y sábado en el habanero Palacio de Convenciones, el encuentro partidista también fue encabezado por Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; Manuel Marrero Cruz, Primer Ministro; Salvador Valdés Mesa, Vicepresidente de la República; el general de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, Ministro de las FAR, y demás miembros del Buró Político.

2023: POR UN AÑO MEJOR

Al evaluar el cumplimiento de los objetivos y metas del Plan de la Economía Nacional del año 2022, el miembro del Comité Central del PCC, viceprimer ministro y titular de Economía y Planificación (MEP), Alejandro Gil Fernández, informó que los resultados en este período, «a pesar de que hay una ligera recuperación de la actividad económica, muestran que aún las medidas no alcanzan el impacto necesario».

El jefe de ese organismo global abordará nuevamente el asunto esta semana, durante el Décimo Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en su IX Legislatura, donde también presentará la propuesta de Plan de la Economía para 2023.

Al examinar el comportamiento del año que termina, contenido en el informe Medidas para enfrentar la situación actual del país, Gil Fernández agregó que en la etapa no se logró concretar, aunque creció, el aumento de las exportaciones que se había previsto en el plan; por otra parte, se enfrentó un incremento de los precios de las importaciones, principalmente en alimentos y combustibles.

No obstante, —comentó— la economía cubana en 2022 mostró un crecimiento que refleja «el proceso gradual de recuperación en el que está inmerso el país desde mediados de 2021». Si bien —dijo— la actividad productiva se ha visto afectada por el déficit de combustible y energía, la reanimación de los servicios, en especial los sociales, marcó la tendencia a la recuperación.

El déficit de divisas —reflexionó el titular del MEP— es la restricción principal de la economía para alcanzar los niveles de 2019, como primera meta trazada para la revitalización en la producción y los servicios, teniendo en cuenta que ni 2020 ni 2021 son referencias, debido a la brusca caída del Producto Interno Bruto en parte de ese bienio, como consecuencia de la pandemia de COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial del Gobierno de EE.UU.

Con respecto a la inflación, señaló que la acumulada hasta el mes de octubre es de 26,76 por ciento, y la interanual, respecto a octubre de 2021, es de 39,73 por ciento. «El control de la inflación —expuso— es el objetivo más importante a alcanzar en el corto plazo y ello depende, en lo fundamental, del incremento de la producción, no de medidas monetarias; aunque estas, son también necesarias».

Sobre el Sistema Electroenergético Nacional (SEN), explicó que de un plan de 20 168 GWh, se estima que la generación en este año se quede por debajo en 2 420 GWh, lo cual condujo, como todos conocen, a grandes afectaciones tanto a la población como a la economía.

En el orden social, informó que para la atención priorizada a personas, hogares y comunidades en situación de vulnerabilidad, se desarrollaron acciones de transformación en 1 098 comunidades, protegiendo a 19 904 familias, de ellas 3 711 con prestaciones condicionadas a la incorporación al estudio o el trabajo.

Como parte de la atención social a personas en situación de vulnerabilidad, reciben protección 3 798 madres de hijos con discapacidad severa, 13 943 beneficiarios reciben el servicio de asistencia social a domicilio, atendidos por 11 938 personas contratadas como asistentes sociales, y se realizan otros pagos, totales o parciales.

Con respecto al empleo, el Ministro de Economía y Planificación señaló que al cierre de octubre se ubicaron 164 752 personas; el 31 por ciento en entidades del sector estatal. Del total de personas ubicadas, el 38 por ciento son jóvenes menores de 35 años y el 31 por ciento mujeres. Al mismo tiempo, se continúa trabajando en el perfeccionamiento del trabajo de los actores económicos, tanto estatales como no estatales.

Al resumir la presentación ante el V Pleno del Comité Central del Partido, Gil Fernández señaló que 2022 ha sido un año duro y difícil. No obstante, hay recuperación en algunas actividades, se superó la pandemia de COVID-19, y se implementaron nuevas decisiones incluidas en la Estrategia Económica y Social.

«La estabilidad del Sistema Electroenergético Nacional; el control de la inflación y el incremento de la oferta, en lo fundamental de alimentos y productos básicos de línea económica, constituyen prioridades principales a corto plazo, incluidas las del Plan de la Economía del próximo año, que será, sin dudas, un año mejor»

El informe del Viceprimer Ministro y jefe de la cartera de Economía y Planificación fue debatido por casi cuatro horas, con más de una decena de intervenciones. En el intercambio se insistió en problemas que existen, soluciones que se buscan y, en especial, en el papel de la organización en la revitalización de la economía y los servicios, desde el militante del Partido, el núcleo, los comités municipales y provinciales y la estructura nacional.

QUÉ TENEMOS QUE HACER Y CÓMO HACERLO

En concisa pero esclarecedora intervención, que apenas duró unos 18 minutos, el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, subrayó que el tema económico es el más complejo y del que la población espera prontas respuestas.

Sobre la complejidad de las soluciones, el Jefe de Estado señaló que cualquier medida económica que se adopte, hay que verla con integralidad; porque cada vez que se toma una, esta repercute en el resto, porque todo está muy interrelacionado.

Sobre qué tenemos que hacer, todo el mundo está claro, pero cómo hacerlo sin recursos financieros es donde está lo difícil, porque cualquiera de las medidas que queramos tomar, lleva un mínimo de recursos financieros, explicó el mandatario.

Si quieres ampliar el mercado cambiario y no tienes divisas suficientes que permita una correspondencia entre la masa de divisa y la de moneda nacional, ¿qué haces? Entonces, lo financiero es lo primero que te empieza a frenar. Si quieres priorizar el sector de la agricultura, tienes que tener dinero para hacer un grupo de inversiones; si quieres resolver un grupo de problemáticas sociales, necesitas dinero para resolverlas.

Todo lleva recursos financieros, pero eso no quiere decir que nos detengamos, aclaró el Presidente. «Nosotros —dijo— lo que tenemos que buscar es cómo generamos entre todos los ingresos que necesita el país y cómo gastamos menos en cosas superfluas, para poder avanzar con más coherencia en todas estas interrelaciones ».

Hoy —añadió— estamos en un momento en que describimos mucho los problemas que existen, y eso es correcto, da claridad, dice que conocemos los problemas, pero no siempre se proponen con la misma intensidad las soluciones. «A veces tengo la impresión de que se está esperando un “ente superior” (esperemos que no sea “divino”) que sea el que dé la solución, y eso en economía no funciona. Aquí lo que tenemos son muchas cosas que hay que resolver en cada lugar, en el nivel local, en el territorio, en determinados sistemas empresariales o sistemas de instituciones».

PENSAMIENTO, IMPLEMETANCIÓN, ARTICULACIÓN

Al analizar lo acontecido en 2022, Díaz-Canel expuso que este «ha sido un año intenso, de debate, acerca de cuáles medidas económicas hay que aplicar. Es cierto —reconoció— que todas no tienen un impacto inmediato (tienen sus complejidades, tienen que romper la inercia de los procesos), pero sí se han creado espacios de discusión, de pensamiento, de implementación y de articulación de medidas económicas, que tienen que empezar a repercutir si le damos un adecuado seguimiento para avanzar y si realmente las aplicamos de la manera en que están previstas.

Nosotros —ejemplificó— nos reunimos semanalmente con un grupo de trabajo organizado por el Partido, compuesto por economistas, marxistas, otros profesionales vinculadas a la actividad económica, del Derecho y de otras materias, que está aportando mucho en el análisis del problema y proponiendo estrategias que las estamos presentado al grupo que preside el Primer Ministro y que se encarga de implementar las medidas económicas.

«Y todo lo que se ha tratado de proponer, todo lo que se ha ido diseñado, se ha hecho con la correspondencia que debe existir entre el Plan Nacional de Desarrollo Económico Social hasta 2030, la Estrategia Económica Social (la que impulsamos cuando sabíamos que la COVID-19 —como ha pasado— iba a profundizar la actual crisis internacional multidimensional), y las medidas que se aplican, desde esa estrategia, para impulsar la economía.

RESISTENCIA Y CREATIVIDAD

En recuento de los desafíos económicos en el presente trienio, y que aún permanecen, el Primer Secretario del CC-PCC señaló que tras la aparición de la pandemia de COVID-19, la decisión de Cuba fue que lo primero que había que defender era la vida.

«El país no podía avanzar, no podía restablecer su actividad económica y social, si no vencíamos la pandemia, porque para nosotros lo primero era defender la vida de nuestra gente, y para defender la vida de nuestra gente hubo que poner recursos, o hubo que coger los recursos —los pocos que habían para casi todo— y ponerlos en función de la defensa de la vida.

«¿Y esa batalla la ganamos o no la ganamos —se preguntó—? ¿Y cómo la ganamos? Con talento, con organización, con participación, con integralidad. De ahí es de donde yo he sacado la reflexión sobre qué es la resistencia creativa».

«¿Y de qué estaríamos hablando aquí (en el V Pleno del Comité Central) si no hubiéramos vencido la COVID-19? ¿Qué hubiera pasado en el país sin vacunas propias y sin robustez en los protocolos de atención a los pacientes con COVID-19?»

¿Qué hubiera pasado si hubiéramos tenido que asumir de manera conjunta, el pico pandémico de la variante Delta del nuevo coronavirus, el pico pandémico de Ómicron el recrudecimiento del bloqueo, el accidente en el Hotel Saratoga, el incendio en la Terminal de Supertanqueros, el huracán Ian? ¿Qué hubiera sido del país? ¿Qué estaríamos discutiendo hoy aquí?

«La batalla contra la COVID-19, a la que se enfrentó el pueblo con el esfuerzo de los científicos y todo el sistema de instituciones, nos ha permitido poder volver a una situación de normalidad que nos permite entonces reactivar la economía y la vida social»

Y ahora, ¿cómo esa resistencia creativa la llevamos a cada uno de los ámbitos que tienen que ver con el desarrollo económico y social?, fue otra pregunta que hizo el Presidente, ante la inevitable realidad de que nos estamos moviendo en un contexto sumamente complejo, pero es imprescindible transformar, consolidar, la economía cubana, para que sea sostenible y próspera, incluso, dijo, en las condiciones del bloqueo recrudecido.

«Nosotros —señaló— tenemos que vencer el bloqueo por nosotros mismos, y el bloqueo no nos puede frenar, sé que nos va a ralentizar procesos, que va a implicar complejidades, pero tenemos que ir sobrepasándolo».

RESOLVER LOS DESEQUILIBRIOS

Profundizando en las soluciones que debe dar el país al problema económico, Díaz-Canel enfatizó en lo imperioso de resolver los desequilibrios económicos que se han ido acumulando, entre ellos el monetario. Pero, «¿es toda la población la que tiene muchos ingresos monetarios? No, eso está polarizado en sectores».

Hay una parte de esos ingresos —denunció— que están en un segmento del sector empresarial estatal —unos con respuestas productivas y otros sin tanta respuesta productiva y sin tanta eficiencia—; otra, en el sector de la producción y los servicios privados; y otra, muy concentrada, en un sector de la población que no aporta nada, que, lamentablemente —acusó— se mueve alrededor de la actividad ilegal.

«Lo que sí ha provocado, claramente, esta estructura monetaria, es que hay un deterioro en el poder adquisitivo de las personas, sobre todo entre las personas de más bajos ingresos, en los jubilados, en los pensionados y en el sector presupuestado, donde hay actividades muy importantes para el desarrollo del país y para el beneficio de la población, como son los sectores de la Salud y la Educación.

«Nuestros médicos, nuestros maestros, están ganando poco, y cada día protagonizan un trabajo lleno de heroicidad, que le aporta muchísimo a la vida del país, para no hablar de otros sectores, como el jurídico, donde también hay incongruencias de este tipo».

También tenemos —añadió— sectores productivos donde, para evitar que se sobredimensionen los costos o los precios de un grupo de bienes y servicios a la población, se les ha establecido precios a través de medidas administrativas, lo que no es adecuado para tratar los problemas empresariales.

Todos esos desequilibrios —señaló el Primer Secretario— hay que arreglarlos, ordenarlos, y eso lleva riesgos, ninguna medida es perfecta, ninguna resuelve un problema de golpe, todas tienen algún tipo de implicación, pero hay que romper esos nudos, hay que empezar a avanzar a otro ritmo para ir atenuando las actuales problemáticas y generar mejores condiciones para avanzar.

«O sea, hay que partir ese círculo vicioso que se ha creado por el exceso de liquidez en manos de unos pocos, para crear condiciones mínimas para que el país pueda trabajar normalmente. Se trata, como dicen algunos de los compañeros que participan en el grupo de asesores en economía del Comité Central del Partido, de romper el círculo vicioso y convertirlo en un círculo virtuoso».

Sabemos —expuso— que es difícil, pero cuando se logra, eso se convierte en un incentivo para superar nuestros problemas, y esa es la confianza que tenemos que tener; esa es la óptica que hay imprimirle a todo esto. Tenemos —resumió— que encaminar las medidas que se han adoptado y lograr bajar la inflación y que exista una masa de cambio estable del CUP en relación con la MLC.

Esta tarea tiene riesgo, tiene costos que no se podrán evitar totalmente en las condiciones en que se mueve nuestra economía hoy; entonces —orientó— se requiere de un mecanismo que asegure una secuencia y una integralidad en los cambios en nuestra economía, y estar constantemente compartiendo con la población para lograr consensos, comprensión, participación, en lo que vayamos a hacer para mitigar los impactos sociales.

Y también tenemos que tener en el centro, el principio de «que no podemos descuidar la atención de quienes están en una situación de vulnerabilidad, porque de lo contrario estaríamos aplicando políticas de choque, que no es la intención ni la solución en un proceso de construcción socialista».

INNOVAR EN TODO

En el debate del tema económico en el V Pleno del Comité Central, el Primer Secretario identificó un grupo de prioridades a tener en cuenta en 2023, en las que abundó profusamente y donde, planteó, la innovación debe estar presente:

—El Plan de Estabilización Macroeconómica.

—La estabilidad del Sistema Electroenergético Nacional (SEN).

—Incrementar las exportaciones.

—La inversión extranjera directa y los proyectos y programas existentes, sobre todo los que están vinculados a la producción de alimentos y al SEN, y otras inversiones que produzcan crecimientos, generan exportaciones, estén destinadas a mejorar las condiciones de vida a la población, como las vinculadas a las viviendas, los viales y otras con impacto importante en lo social.

—Potenciar el turismo.

—Fomentar definitivamente el desarrollo local y con él, los sistemas productivos locales.

—Disminuir el déficit presupuestario, trabajando en los ingresos y mejorando la aplicación de nuestro sistema tributario.

—Fortalecer las infraestructuras bancaria y financiera, dentro del país y con los países con los que se tiene un comercio y un grupo de programas priorizados.

—Disminuir las desigualdades sociales surgidas ahora o que ya existían.

—Concretar las políticas públicas para los jóvenes, e implementarlas.

—Y como parte del ejercicio legislativo, avanzar lo más rápido posible en la Ley de Empresas.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 18 =