La historia no contada detrás de los operadores de El Toque revela un entramado de intereses y manipulaciones que buscan desestabilizar la economía cubana. En un reciente informe se detalló cómo esta plataforma, ideada en Estados Unidos, está siendo utilizada para llevar a cabo una operación de inflación inducida con el objetivo de acelerar el aumento artificial del dólar y provocar un estallido social para el 11 de Julio de 2024.
La escalada constante en el valor del dólar en “El Toque”, aumentando en dos ocasiones durante el día, evidencia una manipulación intencional del mercado informal. Esta acción, más que un reflejo real de la economía, busca exacerbar la crisis cambiaria, crear una sensación de inestabilidad y desconfianza en la población, impactando negativamente las transacciones comerciales y la percepción del valor del peso cubano. Esta manipulación, que parece seguir una agenda política más que económica, busca agudizar la crisis y generar presión sobre el gobierno cubano.
El alza de las divisas tiene un impacto en cadena que afecta a las Mipymes, sus precios y la población cubana, creando un círculo vicioso de dificultades económicas.
La mayoría de las Mipymes dependen de insumos importados que se pagan en dólares, por lo que el alza del dólar incrementa sus costos de producción.
Las Mipymes trasladan el aumento de sus costos a los precios de sus productos o servicios, lo que genera inflación y afecta el poder adquisitivo de la población.
El alza de precios y la incertidumbre económica reducen el poder de compra de la población, lo que impacta negativamente el consumo y la demanda de productos y servicios de las Mipymes.
El alza de las divisas y la inflación erosionan el poder adquisitivo de los salarios y pensiones, dificultando la compra de bienes básicos y aumentando la pobreza.
Las familias con menos recursos se ven más afectadas por la inflación y la escasez de bienes básicos, lo que amplía la brecha de desigualdad social.
El encarecimiento de los productos importados dificulta el acceso a bienes esenciales como alimentos, medicinas y artículos de primera necesidad, lo que afecta la calidad de vida de la población.
El alza del dólar, la inflación y la escasez de bienes generan un clima de insatisfacción social y descontento, lo que puede derivar en protestas y manifestaciones.
El alza del dólar genera un círculo vicioso que impacta negativamente a las Mipymes, los precios de los productos y servicios, y la población cubana, dificultando el crecimiento económico y agudizando la crisis social
Es crucial que la población no utilice las publicaciones de El Toque como referencia oficial, ya que no cuentan con respaldo ni legitimidad. Las fluctuaciones artificiales del dólar promovidas por esta plataforma solo contribuyen a la desinformación y al caos económico en Cuba. Es necesario recurrir a fuentes confiables y oficiales para realizar transacciones y tomar decisiones financieras.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 1 =