Minindustria Media Luna

Mientras la Mayor de las Antillas trabaja por generar reservas propias para satisfacer las demandas de la población y sustituir importaciones, y la producción de alimentos a escala local adquiere un rol protagónico; Media Luna crece avalada por la calidad de sus producciones y la exportación de dos de sus productos más cotizados: el carbón vegetal y la frutabomba sulfitada.

Según explica Fernando Javier Albán Torres, director de la minindustria avileña, ésta se inserta en el Plan de la Economía a través de un esquema cerrado[1], con el compromiso de ingresar 2 millones 70 mil dólares por concepto de exportaciones, de los cuales el 46 % será utilizado para el reaprovisionamiento del propio proyecto, y el resto se destina a la Cuenta de Financiamiento Central, para ser utilizado por la dirección del país.

En lo que va de año, esta procesadora de frutas y vegetales ha aportado al Consejo de la Administración Municipal (CAM) más de 100 mil CUC, que representan el 25 % de su producción mensual, con el objetivo de desarrollar nuevos proyectos que contribuyan al desarrollo local y al autofinanciamiento del municipio en el futuro.

Pero no todos son buenas noticias, la situación actual, producto de la COVID-19, ha impactado de forma directa en la consolidación de sus exportaciones.

Muchos de los clientes potenciales y reales de la entidad se encuentran trabajando al 50%, o a la espera de que mejore la situación de los mercados; el funcionamiento de los puertos y las empresas de mensajería no ha permitido concretar la importación de los tanques para envasar la frutabomba sulfitada, cuya exportación es imposible a granel.

Aunque la situación internacional es difícil, y la logística y la comercialización son temas sensibles para cualquier pequeña entidad que no posea su propia infraestructura, Media Luna mantiene sus contratos con proveedores extranjeros para el suministro de los insumos fundamentales, así como los repuestos necesarios para el equipamiento industrial, lo que se complejiza todavía más si se trata de alimentos, pues su transportación debe hacerse bajo rigurosas normas de sanidad. No obstante, han logrado minimizar estas dificultades con el apoyo de las empresas exportadoras e importadoras Cítricos Caribe y Almacenes Universales S.A. (AUSA), comenta Albán Torres.

En cuanto a la obtención de materias primas (frutas y vegetales), la entidad tiene como principales proveedores a la Empresa Integral Agropecuaria de Ciego de Ávila y la CCS José Antonio Echeverría; así como otras Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS), Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA), Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC) y Empresas del territorio que garantizan el flujo productivo.

Para complementarlo, esta iniciativa de desarrollo local ubicada a solo tres kilómetros de la cabecera provincial, cuenta con 138 hectáreas sembradas con maracuyá, mango, mamey, guanábana y cereza, en lo que otrora fuera una tierra colmada de marabú, que son procesados en la propia entidad.

Según refiere el optimista directivo, la crisis generada por la pandemia ha servido como motor impulsor de nuevas alternativas de comercialización, entre las que destaca la venta online en la localidad; y sus productos líderes, el Jugo de Limón y el Néctar de Piña, se distribuyen hoy en la red minorista de CIMEX de Ciego de Ávila, ambos con gran aceptación.

 Aunque su capacidad de producción todavía es pequeña y está lejos de satisfacer la demanda, hoy Media Luna oferta 52 productos en diferentes formatos, que van desde la lata de medio y 3,2 kg; los pomos PET de 300, 500 y 1000 ml; las cubetas de 4 y 10 kg; los doypack y las bolsas asépticas de 10 y 200 litros.

Media Luna, cuyo nombre evoca el lugar donde nació la heroína de la sierra y el llano Celia Sánchez Manduley, cuenta con un total de 128 trabajadores, el 82,8 % vive en las comunidades cercanas y, pese a estar ubicada en una de las áreas con mayor dificultad para el empleo de las féminas, el 65,6 % está conformado por mujeres.

“Hace 4 años, recuerda Fernando, se conocía muy poco sobre Proyectos de Desarrollo Local, nuestra provincia era de las más atrasadas (…), había mucho miedo en las mentes de las personas. Los proyectos requieren de varios niveles de aprobación, el camino antes de comenzar a poner el primer bloque fue largo y lleno de tropiezos y muchos pensaron que nos rendiríamos y todo terminaría como un sueño”.

Aún persisten algunas dificultades, los proyectos de desarrollo local no tienen personalidad jurídica y eso limita su gestión, pero Media Luna es una realidad en constante expansión, reflejo de que las cárceles mentales suelen ser las más peligrosas y que se puede hacer mucho más.

 “Con las condiciones excepcionales de nuestro país para la agricultura y el crecimiento que se presume tenga el turismo en la cayería norte de nuestra provincia, pensamos que aún queda mucho por hacer”, concluye.


[1] Esquema cerrado de financiamiento en divisas: es el proceder financiero mediante el cual se ejecuta el plan económico aprobado, a partir de la aplicación de un coeficiente de retención de liquidez a los ingresos externos que se generan para cumplir sus obligaciones externas.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − seis =