Las medidas anunciadas por el Gobierno de Estados Unidos con respecto a Cuba son limitadas, restrictivas y no tocan el cuerpo fundamental del bloqueo contra nuestro país, ni las demás sanciones de su política de máxima presión.

La intención de dirigirlas solo a un segmento de nuestro pueblo evidencia su histórica intención de fracturar la unidad entre los cubanos.

No es genuina la preocupación por el desarrollo del sector no estatal de nuestra economía.

No eliminan ni cambian las medidas coercitivas que más afectan a la economía cubana y los servicios públicos, con lo cual dañan hoy duramente el bienestar de toda nuestra población.

Seguiremos potenciando la integración cada vez mayor de todos nuestros actores económicos, que hoy son, en conjunto, pieza angular para desarrollarnos y avanzar hacia el bienestar de todo nuestro pueblo.

Fuente: Cuenta de Díaz-Canel en la red social X

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =