Banco Central de Cuba

El vice primer ministro y titular cubano de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, valoró «en la dirección correcta» la nueva medida anunciada por el Banco Central de Cuba este 10 de abril, cuando se dio a conocer que las instituciones financieras y bancarias de la Isla comenzaron a aceptar nuevamente los depósitos en efectivo de dólares estadounidenses en cuentas bancarias.

En su cuenta en Twitter, Gil Fernández agregó que la «bancarización del USD apoya la recuperación gradual de la economía», y recordó que «ya se aceptaba en el mercado cambiario desde agosto de 2022; ahora se puede bancarizar y poner en tarjetas MLC, lo que podía hacerse con otras divisas y no con el USD».

También, Bruno Rodríguez Parrilla, miembro del Buró Político del Partido y canciller cubano, se refirió al tema en la misma red social, en la cual comentó que la «bancarización del USD es una medida motivada por las actuales condiciones del país, que beneficiará la actividad económica nacional y a la población, a pesar de la vigencia de medidas de EE. UU., que obstaculizan los flujos financieros externos de Cuba e impiden depósitos en el exterior de USD en efectivo».

Según indica el reciente comunicado del Banco Central, la derogación de la Resolución 176/2021 responde a las circunstancias y prioridades actuales de la política económica del país.

El actual escenario económico de la Isla, habiendo superado la pandemia de la COVID-19, con el inicio de la reanimación del turismo, la reanudación de la presencia de visitantes extranjeros y la recuperación paulatina de la actividad productiva y de servicios, aconseja dar este paso, aun cuando permanecen en vigor las medidas de máxima presión económica, que han reforzado en extremo al bloqueo económico, en particular las dirigidas a entorpecer los flujos financieros externos de Cuba e impedir los depósitos en el exterior de dólares estadounidenses en efectivo.

Señala, además, que el mercado cambiario establecido en agosto de 2022, entre otras medidas, ha creado las condiciones para que se pueda aceptar, como era en el pasado, tanto la posibilidad de realizar depósitos en dólares estadounidenses en las instituciones financieras y bancarias, como de recibir esa moneda en efectivo a partir de operaciones de canje.

Sin embargo, denunció que se mantiene la política de presión económica que dio lugar a la decisión de junio de 2021, lo que significa que «el problema de fondo no se ha resuelto», razón por la cual «será necesario monitorear la evolución de la actividad bancaria y financiera, a partir de este nuevo paso, con la confianza de que resultará beneficioso para la actividad económica nacional y para la población, y con la disposición de realizar los ajustes que resulten pertinentes según su comportamiento».

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + uno =