Bloqueo económico y financiero de Estados Unidos a Cuba

Los estudios de laboratorio, sobresalen entre las aristas del sector de la ciencia en la provincia de Holguín limitadas por el bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba, que ha reportado billones de dólares en pérdidas desde 1962.

Wilder Carmenate, director del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales, señaló a la ACN que las acciones coercitivas afectan la compra de medios técnicos e informáticos para los estudios de laboratorio en áreas como la arqueología, la gestión costera y los recursos naturales.

Destacó que por esta política genocida el centro no cuenta con equipamientos de alta tecnología, por lo cual tiene que establecer convenios de trabajo con otras instituciones para contribuir al manejo, protección y preservación del patrimonio natural.

Refirió que existen prohibiciones además para visitas de intercambio científico y programas de superación doctoral, en temas de investigación con gran desarrollo en territorio norteamericano, a los cuales los especialistas cubanos no pueden acceder.

El directivo explicó que científicos de la nación norteña han manifestado su interés en realizar trabajo de campo conjunto y debido a las negativas de viajes y visas no se han podido concretar estas iniciativas.

Aun así, esa institución adscrita al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, desarrolla un amplio grupo de estudios y servicios científico-técnicos, entre ellos la venta de réplicas arqueológicas, la jardinería especializada, los eco-turísticos, entre otros.

El impacto negativo del bloqueo en la economía cubana asciende a unos cinco mil millones de dólares anuales y afecta la salud, la educación, el transporte, las comunicaciones, la agricultura, la ciencia e innovación tecnológica, entre otros sectores.

Refiere además que, durante más de 60 años, la política hostil limita el comercio directo de insumos, piezas de repuesto, maquinarias y demás componentes, fabricados en Estados Unidos o por empresas norteamericanas, lo cual obliga a Cuba a obtenerlos a través de terceros países, con pérdidas financieras considerables por concepto de transportación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =