Este 2023 será un año de grandes retos para la economía cubana. Entre los planes anunciados por el gobierno se encuentran aumentar las producciones nacionales, impulsar las exportaciones y lograr una complementariedad de los actores económicos.

En ese sentido, durante las reuniones que la máxima dirección de Cuba realiza en cada territorio este enero, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, resaltó la importancia del desarrollo local. Explicó que se debe lograr el autoabastecimiento municipal, y hacerlo entre todos. Desarrollando las comunidades, desarrollamos los municipios, las provincias, el país; dijo.

Díaz-Canel expresó en Ciego de Ávila que el pueblo espera que se desaten las fuerzas productivas; que se propicien nuevos incentivos; que despegue la empresa estatal socialista; que la agricultura produzca; que haya enfrentamiento efectivo a la corrupción, al delito y las ilegalidades; que las personas en situaciones de vulnerabilidad estén mejor atendidas; que se potencie la innovación; que todo el mundo rinda cuentas y sobre todo que los jóvenes encuentren el futuro en el país.

Con esas metas, se planteó en las reuniones la necesidad de que aporten todos los actores económicos a la mejora de la economía. El primer ministro, Manuel Marrero Cruz, comentó que se debe consolidar la relación entre el sector estatal y no estatal, y aseguró que no se dará un paso atrás en la creación de los nuevos actores económicos que hoy tiene Cuba.

De hecho, el 2022 fue otro año de crecimiento en el número Mipymes y Cooperativas no Agropecuarias (CNA). Desde que se inició el proceso en septiembre de 2021 hasta diciembre sumaban unos 6273 en total.

De ellas, informa el Ministerio de Economía y Planificación, el 52% son reconversiones de negocios preexistentes y 48 % corresponde a nuevos emprendimientos en 2022. Se estimaba que generen unos 106 mil 398 nuevos puestos de trabajo.

Entre los aprobados, se encuentran emprendimientos que forman parte de proyectos desarrollo local y otros que contribuyen a la innovación como los incubados en el Parque Científico y Tecnológico de La Habana.

Por ejemplo, la Mipyme estatal Cinesoft Recreación, gestiona proyectos que entrelazan la recreación y la tecnología en la capital, como la conocida Finca de los Monos, que se vincula a su vez con emprendimientos locales para ofertar sus servicios. Por otra parte, la mipyme privada, EMSI FARMA, ubicada desde febrero de 2021 en el Parque Científico Tecnológico de La Habana, aporta a la innovación en el sector farmacéutico. Ha colaborado con empresas farmacéuticas como el Instituto Finlay de Vacuna y el Centro de InmunoEnsayo, vitales en la producción nacional de medicamentos. Ambas son ejemplos positivos de procesos de alianzas entre el sector privado y el estatal.

“En el grupo comprendemos la responsabilidad y la importancia de lo que hacemos debido a que cada trabajo que asumimos está vinculado directamente a la producción de un medicamento específico. En diversas ocasiones hemos sido parte de las soluciones a grandes problemas tecnológicos que se han presentado, lo que nos llena de total satisfacción”, expresó el director de EMSI FARMA, Fernando Suárez Concepción, a Cubahora.

Sin embargo, para que el aporte del sector privado en el país sea mayor y más justo, la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, explicó ante la Asamblea Nacional el pasado diciembre que se debe avanzar en la disciplina tributaria.

La necesaria reducción del déficit y el respaldo al principio de justicia social son las premisas fundamentales de la política fiscal para el 2022 y para ello se requiere de una transformación urgente en los sistemas de control en el cumplimiento tributario que, junto con medidas regulatorias para captar mayores ingresos, genere un crecimiento en la recaudación, señaló.

Entre las medidas tomadas mencionó que queda sin efecto la exoneración de pago de impuestos a las mipymes, por un periodo de seis meses cuando surgen de una reconversión y de un año cuando son de nueva creación, constituidas a partir del 2023 a partir de la necesidad de que todos los actores económicos contribuyan a generar ingresos para la financiación de los servicios y programas sociales. Además, indicó que se reconocería la tasa del mercado cambiario en las operaciones de importación, acceso al mercado cambiario en MLC e ingresos recibidos.

La ministra destacó como necesidad de ponerlas en marcha también los principales problemas para la generación de ingresos como el bloqueo, la crisis económica global, ilegalidades e insuficiencias internas. “De ahí la importancia de que desde el presupuesto del Estado se incida en la capacidad de absorción mediante el crecimiento de la recaudación, minimizando las brechas de evasión fiscal”, agregó.

Para este nuevo año 2023, queda lograr una mejor complementariedad de los actores económicos, que todos aporten sin las trabas de la burocracia y con el respeto de la ley y el sistema tributario. Tomado de Cubahora.

Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 9 =