Para todo el país y el Partido, la producción de alimentos es una prioridad. Este tema forma parte de la agenda que se debatirá en la próxima reunión plenaria del Partido Comunista de Cuba (PCC) que tendrá lugar este fin de semana. Sobre las experiencias de varios militantes en diversas entidades productivas, dialogó el programa Mesa Redonda de este martes.

Danay Triana Llanes, secretaria general del comité del PCC Frank País en el municipio Güira de Melena, Artemisa, comentó que su entidad fue constituida el 13 de marzo de 1979 y cuenta en la actualidad con 410 asociados.

Dijo además que aunque la línea fundamental de trabajo eran los productos varios, en los últimos años han diversificado su objeto social. “La columna vertebral de nuestra CCS es la minindustria, con una producción de unas tres toneladas diarias, y de tener más materia prima podríamos llegar a siete toneladas. Tenemos viandas, hortalizas y atendemos un mercado de manera directa en la capital”.

Dijo que la aspiración de sus trabajadores es lograr la soberanía alimentaria y apoyar una alimentación sana de las personas. ”Tenemos dos núcleos del Partido, con un total de 38 militantes; además de un Comité de Base de la UJC. Tenemos un trabajo consolidado de muchos años y entre todos apoyamos la labor fundamental que es la producción de alimentos”.

Comentó que la contratación es una de las principales fortalezas que identifican los cooperativistas, con las 117 fincas convenidas y con destinos seguros para la comercialización. “Primero se realizó la negociación con cada productor”.

No obstante, reconoció que la falta de insumos constituye una de las principales problemáticas que enfrentan los campesinos.

Agregó que aunque la bancarización debería ser una facilidad, al estar su cooperativa en una zona de difícil acceso y estar a 30 kilómetros del cajero automático, en eso no han podido avanzar. “Nuestros campesinos necesitan efectivo y somos el 90% de las fuerzas productivas y demandamos mucho efectivo para hacer el pago de las fuerzas productivas y no hay conexión”.

Añadió que uno de los principales retos económicos es la diversificación de producciones.

Por su parte, Juan Carlos López Aleaga, secretario general del núcleo de la CPA Carlos Bastida del municipio Cauto Cristo, Granma, dijo que su cooperativa ha mantenido de manera sostenida la producción de alimentos a pesar de las complejidades económicas.

“Mientras que en el año 2020 se producían 25,000 quintales, en el 2023 ascendió a 43,000 quintales. En 2024 debemos llegar a los 70,000. La clave está en el hombre. Debemos reconocer que en el año 2015 esta cooperativa presentó bastantes problemas organizativos, emigraron muchas personas. Ya para el año 2017 se le da la tarea de dirigir a otro compañero que se ha convertido en el alma de la cooperativa”.

Reseñó que cuenta con 105 cooperativistas y 33 contratados. “En esos años solo quedaban siete militantes y poco a poco hemos ido creciendo y hoy somos 20 militantes. En todas las reuniones algún militante tiene que rendir cuentas. Ellos tienen que ser ejemplo entre los cooperativistas. Hemos identificado las reservas que teníamos para crecer”.

En las 425 hectáreas cultivables, dijo López Aleaga, se producen varios alimentos; incluso, las áreas con marabú se aprovechan para hacer carbón a partir del contrato de exportación con Tropical Caribe. “También tenemos uno de importación para adquirir los suministros necesarios. Tenemos la posibilidad de producir hasta tres contenedores mensuales con un precio de 4,500 USD. Con este dinero hemos comprado algunos medios de transporte, insumos y partes y piezas, así como la atención a los cooperativistas”.

“La producción de alimentos es el principal desafío y compromiso de la militancia con el pueblo. Hay que sembrar y producir. También introducir los adelantos de la ciencia y la técnica en el campo”.

Juan Carlos López Santana dijo que entre los retos están potenciar la introducción en el campo de los logros de la ciencia y la innovación, sin desconocer las experiencias ya existentes. Asimismo, resaltó la necesidad de no depender de insumos externos, algo para lo cual el empleo de la agroecología es esencial.

Sobre el papel de la militancia, consideró que su ejemplaridad juega un rol fundamental para impulsar a los demás.

“En mi cooperativa, por ejemplo, todos los lunes chequeamos cuánta comida debíamos entregar en la última semana y qué cantidad producimos, así como cuánta hay que producir. Y esos encuentros los dirige el presidente de la cooperativa acompañado por el secretario del núcleo del Partido”, comentó.

Potenciar la Empresa Estatal Socialista

De acuerdo a Niurka Margarita Yins García, Secretaria General del núcleo de la nueva Empresa Agroindustrial de Unión de Reyes, su entidad es ejemplo en el aporte de productos al municipio.

“Tenemos nuestros cultivos varios consolidados, con cuatro hectáreas dedicadas ya a este trabajo. Asimismo, potenciamos la ganadería y tenemos dos centros de ceba. Sin privatizar las producciones, potenciamos a la Empresa Estatal Socialista”, dijo.

“Tenemos 95 usufructarios y somos una entidad identificada en el municipio por bajar los precios. Eso lo discutimos en el núcleo del Partido, donde ya tenemos 20 militantes. Nuestra perspectiva es tener un núcleo en cada uno de los siete colectivos laborales que conforman la empresa”, agregó.

Al referirse a las debilidades identificadas en el trabajo, comentó sobre la necesidad de crear nuevos autoconsumos para los organismos del municipio, así como el empleo de áreas comunes para ponerlas en función de las producciones agrícolas.

“En cada una de esas cuestiones tiene incidencia nuestro núcleo. Si bien es un grupo compuesto por personas de diversas profesiones y responsabilidades, todos tenemos el mismo objetivo común: producir para el pueblo”, concluyó.

La experiencia del municipio Sancti Spíritus

Al decir de Isbel Reina Abreu, primer secretario del Partido en el municipio Sancti Spíritus, la clave radica en multiplicar las buenas experiencias tanto de los núcleos del Partido que funcionan en entidades agropecuarias como de las propias bases productivas.

“Las directivas del Comandante en Jefe para enfrentar el Período Especial, ajustadas a las condiciones actuales, son una guía para organizar el trabajo”, apuntó.

Según dijo, Sancti Spíritus es un municipio con 144 mil habitantes y una fuerte base productiva. Allí existen 38 bases productivas, tanto del sistema de la agricultura como de Azcuba. Hay tres empresas agropecuarias y varias industrias encargadas de procesar los productos cosechados en el campo.

“Tenemos 146 núcleos del Partido en el sistema de la agricultura, más de 2300 militantes, 5 mil cooperativistas y más de 4 mil tenentes de tierra. Además, ya hemos entregado 63 mil hectáreas para el cultivo, pero nos quedan otras 5 mil disponibles”, explicó.

“Nuestro sistema de trabajo se basa en escuchar a los productores. Tenemos el concepto de que eso genera un sistema de gestión, y eso crea resultados, justo lo que nos pide la población”, agregó.

Según dijo, Sancti Spíritus cumple los planes de leche, carne y cultivos varios, pero aun quedan potencialidades por explotar.

“En nuestros cuatro polos productivos tenemos un sistema de chequeo todos los viernes y de trabajos voluntarios cada domingo. Eso nos permite potenciar un circuito alrededor de la ciudad. Además, solo en Banao tenemos 1200 productores con experiencia”, dijo.

El primer secretario del Partido en el municipio de Sancti Spíritus explicó que alistan una máquina para regar 76 hectáreas de tierra, mientras cuentan con la fortaleza y el conocimiento de 76 productores de élite. “El Comandante en Jefe hablaba de tener una caballería de yuca y otra de plátano por cada mil habitantes, y queremos que eso tenga impacto en la mesa del cubano”.

Entre las estrategias para las próximas semanas, mencionó la revitalización de más de 80 puntos de venta, en los cuales debe potenciarse el rápido pago a los campesinos. “El municipio puede autoabastecerse, pero hay que trabajar”.

“Entre los retos está el rescate de las granjas de autoconsumo, los módulos pecuarios, el empleo de productos geológicos, agilizar la contratación de todas las mercancías, fortalecer los servicios en la base, asegurar la fuerza de trabajo y resolver las trabas que puedan surgir como parte del proceso de bancarización”, finalizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 12 =