Autor: Ernesché Rodríguez Asien

Antes del año 2000, las 200 empresas transnacionales más importantes concentran el 36% de la producción mundial, mientras que en 1960 controlaban el 17% del PIB planetario. Hoy sólo 50 empresas globales dominan el 25% del producto bruto a nivel planetario.

Neoliberalismo es colocar el mundo, que se convierte en una especie de “aldea global” al servicio insolentes de unos pocos “aldeanos” multimillonarios. El neoliberalismo deja al Estado para emitir la moneda, fijar la tasa de interés del movimiento de capital para servirle de gendarme en lo interior y lo internacional, para imponer su propia doctrina neoliberal y sus instrumentos de saqueo a los pueblos. El más peligroso de esos instrumentos es el proyecto del acuerdo Multilateral de Inversiones (AMI) que reduciría a la nada la soberanía de los países donde operan las transnacionales que serían como metrópolis internas. El AMI está detenido por la protesta mundial pero su amenaza se mantiene.

Esta política neoliberal da puertas abiertas a que los capitales especulativos atraviesen fronteras, pero pone obstáculos al movimiento de los inmigrantes, además de la poca o nada presencia estatal en control de los precios o satisfacción de demandas salariales de los trabajadores. Como resultado crecen el desempleo, la falta de recursos para la educación, la salud, los problemas sociales, la marginalización y otros.

Se puede aprender de la globalización, pues entre otras cosas da acceso a la información, al conocimiento, pero es también una forma de difusión universal del pensamiento deshumanizado y en todos los casos manifiesta un expresivo interés de clases.

La Globalización Neoliberal plantea la disolución de:

    Fronteras nacionales.
    Estado Nación.
    Soberanía nacional.
    Economía nacional.

PELIGROS DE UNA GUERRA, TERRORISMO Y NARCOTRÁFICO

Guerras

Marx definió que se distinguen las clases sociales por la propiedad sobre los medios de producción, pero la estructura de clases de una sociedad es compleja, las guerras en las relaciones internacionales son también lucha de clases, pues esta no se desarrolla solamente entre burgueses y proletarios, amos y esclavos, sino también en la lucha de clases dominantes de unos estados contra las clases dominantes de otros estados; lo que provoca una lucha de clases horizontal que es la que producen las guerras. Marx desarrolla una gran teoría general de la sociedad que es importante para los estudios de los fenómenos sociales y de las relaciones internacionales.

Las potencias capitalistas de hoy tienen la supremacía internacional, sobre todo Estados Unidos. Tras la desaparición del equilibrio bipolar de Guerra Fría, el mundo actual se ve sumido en un mar de desequilibrios y déficit que obligaría a muchos países a incrementar sus medidas defensivas para su seguridad nacional.

Por esta razón muchos países acuden al rearme para protegerse de las acciones de esa grande y ambiciosa potencia mundial que es Estados Unidos.

La creación de armas espaciales acrecentará la precisión de las armas, tanto nucleares como no nucleares, con lo que las técnicas militares se aplicarán en nuevas direcciones.

Los círculos militares norteamericanos consideran posible, en las actuales condiciones internacionales de unipolaridad política y militar de Washington, imponer al mundo una política de fuerza y afianzar por un período el rango de superpotencia de Estados Unidos. Los estrategas estadounidenses suponen que ninguna potencia actual podría enfrentar o cuestionar de modo decisivo el enorme poderío militar de Washington en los próximos 25 años.

Con esta escalada, a pesar de los contactos y negociaciones al más alto nivel entre las dos Coreas para la reunificación de la península, Estados Unidos consigue perpetuar el clima de tensión en torno a las Coreas, conjuntamente con las amenazas de guerra contra China y Rusia; lo que certifica la persistente mentalidad de Confrontación y Guerra Fría de los círculos de poder norteamericanos contra la única parte del mundo que concentra tres estados socialistas tras el derrumbe de ese sistema social en el este de Europa.

Una Guerra que en el año 2022 ha marcado y está en todas las noticias del Mundo es la Guerra entre Rusia y Ucrania, que está en la mira internacional porque ya lleva meses en ese conflicto y todas las consecuencias económicas y humanas que está trayendo.

Las potencias mundiales están tratando de controlar, hasta cierto punto, los armamentos, impidiendo la proliferación de armas de exterminio masivo, pero es contradictorio, pues por un lado les conviene esto; ya que controlan el armamentismo en el Tercer Mundo, impiden que otros estados tengan armas de exterminio masivo mientras ellos no hacen reducciones importantes.
(Continúa)
Dr. Ernesché Rodríguez Asien.
Director Observatorio Iberoamericano de la Economía y Sociedad de Japón

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − 10 =